Villar de Argañán

Villar de Argañán: Dolmen de Hurtada según Gómez Moreno

Villar de Argañán: Dolmen de Hurtada. Fusayolo

(Transcripción de las páginas 7 y 8, del libro "Catálogo Monumental de España: provincia de Salamanca". Realizado en 1903 y no publicado hasta 1967 por Caja Duero)

El dolmende Hurtada (Villar de Argañán) dista de Ciudad Rodrigo 19 Km. hacia NO., y unos 9 desde la estación de Espeja, en la línea de la Beira Alta, hacia N.

Es una alquería del Campo de Argañán — Arganal en el Siglo XII — al NO. de Ciudad Rodrigo y muy cerca de la frontera portuguesa. Allí están dos dólmenes, que llaman “los Castillos”, en lo alto de un teso; mas pronto desaparecerán, porque sus piedras de granito van cada año utilizándose en obras nuevas, ya que, siendo pizarroso el terreno, constituyen un material codiciable. Del uno, que debía medir 9 por 6 m. de capacidad, sólo quedan dos lanchas, la mayor de 2 m. por 0,27 de base y casi 5 de altura, resultando metidas en el suelo hasta la mitad; su entrada parece que fue por NE., y las piedras se hallan reforzadas hacia el exterior con cantos menores de granito y gorrones, o sea rollos de cuarzo blanco, de los que por allí abundan.

En el año 1901, al arrancar de él otras dos piedras, hallóse un amuleto de piedra en forma de rodaja pequeña, horadada, con labor de raspa incisa en derredor y rasgos al parecer de escritura en una de sus bases.

Su materia puede ser un silicato verde claro, blando y traslúcido, como serpentina (fue cedido al museo Arqueológico de Salamanca). Otro amuleto semejante, pero sin letras, hay en el Museo Arqueológico Nacional (N.° 373).

El segundo dolmen dista unos setenta pasos hacia N.; Conserva una piedra grande - ancho, 1,75 m., alto a la vista 3,20 - y otra pequeña, y su entrada es por oriente. Al sacar otra lancha mayor aún, años atrás, extrajéronse cinco hachas de piedra, que fueron regaladas a D. Leopoldo Eguflaz, de Granada, dos cuchillos grandes de silex y otro amuleto de la propia materia que el susodicho, pero glandiforme con taladro en la punta y tres filas de rayas en zig-zag decorándole. Las hachas son de diorita, talladas sumariamente y sólo pulimentado su corte; de largo mide una de ellas 0,27 m.; las otras de 0,175 a 0,14 m.

(subir)

  • Diseño: © J. Sevillano