Cosa Pública

Gallegos Argañán: Castro "La Plaza"

Plano actual del lugar del Castro de "La PLaza" de Gallegos Del libro "Los verracos" de Jesús R. álvarez Sanchís Foso del Castro La Plaza en Gallegos de Argañán Zona de Piedras Hincadas del Castro La Plaza en Gallegos de Argañán Zona de Piedras Hincadas del Castro La Plaza en Gallegos de Argañán. En la actualidad

El castro de Gallegos de Argañán, conocido como la Plaza, estuvo habitado entre los siglos IV a.C. y IV d.C. Se halla en mal estado de conservación, y actualmente solo se aprecia el trazado de la muralla, tramos de fosos y una zona de piedras hincadas (las piedras hincadas son un conjunto de piedras de tamaños variables colocadas en una zona fuera de la muralla, formando una barrera para impedir el avance de la caballería enemiga por dichas zonas).

Está situado al noreste de la población, dominando el valle del águeda y sus coordenadas son: 40º 39' 20'' Norte y 6º 40' 10'' Oeste.

Se han reconocido restos de una muralla con una puerta en esviaje y dos bastiones semicirculares, así como un campo de piedras hincadas. También se percibe la existencia de un doble foso

Es uno de los citados por el Padre Morán.

Partiendo del plano, del libro "Los Vetones" de Jesús R. álvarez Sanchís, que he puesto en 2º lugar en esta página, he llegado a la conclusión, después de recorrer los alrededores y de analizar planos aéreos, tanto del Catastro como de Google -las curvas del río y las riveras reflejadas son significativas-, que el Castro se hallaba en el sitio que reflejo en el plano adjunto. Está a unos 4 Km. del pueblo, en la finca de Gallimazo y se puede llegar por el camino que desde el cementerio de Gallegos va hacia el río águeda. Resaltar que al ser un camino privado, en varios sitios está cerrado con porteras con candado, que hay que saltar y en consecuencia no se puede pasar con coche o moto.

El castro estaría protegido de forma natural por tres lados. En uno está una pared muy vertical que da hacia el río. Las dos contiguas dan hacía la rivera de Gallegos y hacia un regato y ambas tienen pendientes muy grandes. A esta defensa natural de pronunciados escarpes y desniveles, se añadía la fortificación artificial: murallas, barreras de piedras hincadas y fosos.

El día que me acerque se me hizo tarde y a lo que menos atención dediqué fue a patear el lugar del castro, por lo que tendré que volver de nuevo. Se apreciaba lo que podrían ser restos de fosos, puntos con gran concentración de piedras, etc.

Cuando era joven, mi padre me habló de este sitio, lo había descubierto hace unos 50 años, cuando iba de caza con Esteban, el carpintero de Sexmiro y con el señor Cleto. Ellos pensaban que sería un antiguo poblado, lo que implica que entonces los restos debían de ser muy evidentes. ¡Que pena no haberme acecado entonces a verlo!

Para mi fue una pequeña decepción, ya que esperaba hallar restos que un profano pudiera achacar, a primera vista, a una construcción de hace mas de 2000 años.

El padre Morán dice:

En su relación de castros de Salamanca, el nº 22 es el de Gallegos de Argañán conocido como El Castillo o la Plaza, junto al Agueda.

José Ignacio y Juan Carlos Martín Benito (8) dicen:

Además de la muralla, el castro de La Plaza, en Gallegos de Argañán, está defendido por dos fosos que discurren circundando la muralla por el NE-O, y por el mediodía. El foso interno arranca con dirección E-O, en el sector noroccidental del castro. Excavado en la roca, mide 18,5 m. de largo y cerca de 3,5 m. de ancho, además de tener una profundidad cercana a los 3 rn. Este foso dobla en recodo de 90° para seguir una dirección N-S, con una longitud aproximada de 68,5 m. y con 7 m. de anchura. Junto a este tramo discurre un segundo foso paralelo al mismo por el exterior, con unas dimensiones similares, aunque menos profundo. El foso desaparece cuando contacta con el bastión occidental —que sobresale de la muralla y posee paramento interno y habitáculo interior—. En los sectores suroccidental y meridional vuelve a aparecer el sistema de foso —perfectamente visible— excavado, a veces, en la misma roca del sustrato.

En este castro de La Plaza, hemos identificado una barrera de “piedras hincadas” colocada en las zonas más vulnerables del castro, ante los fosos. Esta barrera, formada por bloques paralepípedos apiñados, alcanza en La Plaza los 100 m. de longitud, con una anchura de cerca de 14 m. Los bloques emergen, en ocasiones, 1 m. por encima del suelo. La misión de estas barreras era impedir el avance de la caballería enemiga en un ataque.

Generalidades:

Los Castros pueden haberse originado a finales de la Edad del Bronce o en la primera Edad del Hierro, la mayoría surgen y se desarrollan en la segunda Edad del Hierro, a partir de los siglos V y IV a.C.
Su emplazamiento está condicionado por los factores geográficos y las vías de comunicación. Se ubican en lugares escarpados que facilitan la defensa, cerca de cursos de agua que, además de tallar el terreno, son necesarios para el abastecimiento del poblado.
Los abundantes castros del occidente de la provincia de Salamanca, parecen surgir en relación con los filones mineros (cobre, hierro, oro) que abundan en él.
Además del de Gallegos, en esta zona están, entre otros, los castros de Las Merchanas (Lumbrales), Irueña (Fuenteguinaldo) y Castelmao (San Felices de los Gallegos).

Las fotos anteriores corresponden al Castro "La Plaza" de Gallegos de Argañán a:

Bibliografía:

 

  • Diseño: © J. Sevillano