Cosa Pública

Villa romana de Saelices el Chico

Saelices El Chico: Mosaico villa romana Saelices El Chico: Villa romana Saelices El Chico: Villa romana Saelices El Chico: Villa romana Saelices El Chico: Villa romana

En la localidad de Saelices el Chico, a principios de la década de los años 80, fue descubierta una villa romana cuando un particular estaba construyendo una vivienda.

En ese momento aparecieron mosaicos, restos de cerámica, paredes estucadas y decoradas y material de construcción de la época romana, tales como fustes y basas.

En 1994, el Ayuntamiento financió un proyecto de investigación por el que se delimitó dicha villa romana y, fruto de esta iniciativa, se fueron descubriendo más hallazgos que, posteriormente, fueron catalogados.

Uno de los elementos más importantes que aún permanece en buen estado de conservación es un gran mosaico con decoración geométrica ubicado en el pasillo residencial de esta villa, fechado en el siglo IV.

En el estudio se recoge que 'un mosaico similar se encuentra en la villa de La Olmeda de la provincia de Palencia'.

En el trabajo de investigación de 1995 se recoge que todo el complejo romano está delimitado con muros de esa época y dentro de él se alternan un total de seis estructuras semicirculares en buen estado de conservación, que se corresponden con estanques, piscinas y zonas de recreo.
Por último, también se apunta la posibilidad que, debajo de este hallazgo, haya otro asentamiento romano más antiguo que podría datar del siglo I.

Conchi Martín, la arqueóloga encargada de las prospecciones, asegura que "hemos descubierto una zona rústica, y esto es de lo más importante, porque no se han encontrado prácticamente zonas de este tipo en ninguna villa excavada en la región". Esta parte de la villa se caracteriza por ser la localización en la que se ubicaron los establos y las casas de los esclavos y los campesinos. Otro de los aspectos que hace suponer que se trata de una villa bastante importante es el hecho de que se han descubierto tres zonas bien distintas que formarían parte de la misma. "Por un lado está la parte residencial, que es propiamente el lugar donde vivían los romanos", argumenta Conchi, "pero por otra parte, descubrimos la zona lúdica, que es donde se ha hallado el ninfeo, un área con jardines y fuentes".

Los últimos hallazgos confirman la existencia de un hipocausto, es decir, el sistema de calefacción que utilizaban en las habitaciones o las termas, lo que hace suponer, según la arqueóloga, "que nos encontramos ante unas termas que están bajo la zona lúdica, y es el hipocausto el que nos da pie a pensar que son termas porque utilizarían este sistema para calentar el agua de los baños". Los primeros datos sitúan esta villa entre los siglos I y II, pero será el descubrimiento de la necrópolis el que aporte muchos más datos. "Pienso que la necrópolis puede estar como mucho a un kilómetro en dirección al municipio de Castillejo. Cuando la encontremos nos servirá para obtener información cronológica". Además, según afirma la arqueóloga, "normalmente aparecen piezas del ajuar, lo que también nos dará muchas pistas".

La segunda fase de excavaciones ha puesto al descubierto un nuevo mosaico que forma parte del pasillo y que, según Conchi Martín, "es como un rompecabezas, un conjunto de dameros intercalados con un motivo, pero creo que el maestro mosaista lo hizo de tal manera para que no solo llamara la atención, sino para que además tuviera una serie de connotaciones". Una vez que concluyan estas excavaciones, habrá que decidir si la villa se vuelve a soterrar. Francisco Bernal, alcalde de Saelices, explica que "estamos trabajando en una serie de proyectos para conseguir la financiación necesaria para que la villa quede abierta al público".

La villa fué declarada Bien de Interés Cultural el 11 de febrero de 1997.

José Ignacio y Juan Carlos Martín Benito en su libro editado en 1994 (4) dicen:

A comienzos de los años ochenta, en Saelices el Chico y en la margen derecha del «Regato Grande», al hacer las obras de cimentación para una vivienda, aparecieron varios fustes y basas de columnas de piedra arenisca, así como fragmentos de tégula y ladrillos. Unos años más tarde, hacia 1985, al abrir la calle que baja paralela a la citada vivienda para la acometida de aguas, apareció un pavimento musivario, bastante bien conservado, así como una pared con un zócalo estucado y decorado con motivos geométricos y vegetales. Próximo al mosaico apareció, según información oral, «un suelo de ladrillo, tejas quemadas, ladrillos y fragmentos de tinajas y pucheros». Al parecer, el mosaico montaba directamente sobre la roca madre, que en Saelices es la pizarra.

Esta información oral, así como las fotografías que un aficionado se tomó la molestia de hacer, nos indica que podemos hallarnos ante los restos del peristilo de una construcción rústica romana. Los hallazgos tienen lugar en una zona llana, entre la margen derecha del Regato Grande y la carretera que va hacia Lumbrales. El terreno está dividido en pequeñas parcelas de tierras, «cortinas»; todo hace pensar que el mosaico o mosaicos existentes se encuentra bajo tres de estas cortinas, a más de un metro de profundidad.

Los restos musivos de Saelices son difíciles de calibrar, tanto estilística como cronológicamente, dado el estado fragmentario y la parcialidad de la documentación fotográfica, así como por la falta de contexto arqueológico (hallazgos cerámicos, numismáticos...). Aún así, podemos aventurar con cierta seguridad unas fechas tardías. El interés del muro pictórico de Saelices se centra en que es el único hallazgo de pintura mural romana conservado in situ en la provincia de Salamanca.

  • Diseño: © J. Sevillano