Cosa Pública

Iglesia de Villar de la Yegua, según José Ferreira y Gabriel Sevillano (nota)

Iglesia de Villar de la Yegua

Villar de la Yegua fue, junto con Gallegos, una de las dos villas que aglutinaban la mayor parte de los lugares de esta comarca de Argañán desde el punto de vista jurídico-administrativo.

Acorde con esta distinción está la iglesia así como lo estaba también la casa parroquial, hoy desaparecida, de grandes proporciones, cuya puerta principal disponía de un porche sustentado por una columnata. Hasta aquí solía desplazarse el obispo cada vez que acudía a la zona para visitar los libros parroquiales de las poblaciones vecinas.

La iglesia en su conjunto data del siglo XVI. Podemos distinguir en ella tres partes: la torre, la nave central y la capilla mayor, aparte dos capillas laterales edificadas con posterioridad.

La torre presenta un primer cuerpo de base rectangular en cuyo centro se abre una puerta hacia el oeste. Esta puerta está formada por un arco de medio punto con grandes dovelas y unos finos baquetones que adornan sus aristas. Sobre ella se abre una pequeña ventana circular. Está precedida por un gran arco de entrada en cuyas aristas está igualmente labrado un doble baquetón que lo recorre en todo su trazado. En el intradós de las dovelas más exteriores están grabadas unas flores.

Sobre este cuerpo se eleva una espadaña que acoge tres campanas, más otra de soporte metálico que se ha colocado sobre ella y que corresponde al reloj.

Delante de la torre está adosada una cruz de granito y tras ella se localiza un arco cubierto por una bóveda de cuarto de esfera abierto hacia la iglesia donde se ubicaba el baptisterio. La pila, de grandes proporciones, está tallada en una sola pieza de granito y tiene labrada forma de concha. Actualmente ha sido trasladada al altar mayor permaneciendo en el baptisterio la base.

Al lado opuesto de la torre se encuentra una escalera de caracol para ascender hasta ella. La distribución de estos compartimentos tiene una gran similitud con los que existen en el primer cuerpo de la torre de Puerto Seguro.

La nave central está compuesta por cuatro tramos separados por sendos arcos fajones. Su techumbre es de madera con la cubierta de teja.

En el segundo tramo se abre una puerta hacia el sur de estilo neoclásico resguardada por un portalillo que se abre al exterior por dos arcos de medio punto, uno de grandes proporciones hacia el sur recorrido en sus extremos por una imposta con molduras y otro más pequeño hacia el oeste.

En el tercer tramo se han abierto dos capillas, una a cada lado de la nave central, aprovechando los contrafuertes. Están cubiertas por una bóveda sobre pechinas rematada por una linterna opaca que se termina con un adorno labrado de granito. La luz penetra en ellas a través de una pequeña ventana circular en forma de ojo de buey y el agua se expulsa a través de unas salientes gárgolas.

Un gran arco triunfal da acceso a la capilla mayor. Está compuesta por dos cuerpos, uno de planta cuadrangular y otro de planta rectangular que conforma el presbiterio. El primero de ellos está cubierto por una bóveda de media naranja sobre pechinas terminada en una esbelta linterna y el segundo está cerrado por una bóveda de aristas. Sobre la linterna de la capilla mayor está colocada la veleta. De aquí se abre una puerta hacia la sacristía. En torno a ella se despliega una imposta de madera policromada que en otro tiempo debió de servir para aguantar la techumbre.

Destaca en el altar mayor un magnífico retablo barroco, acompañado de otros dos gemelos pero de menores dimensiones, que se encuentran colocados en el ángulo que forman los contrafuertes del arco triunfal y los muros del último tramo de la nave central. En el presbiterio se halla el altar hecho de granito polilobulado similar al de la iglesia de La Bouza. Se conserva aún el piso de granito que configura el cierre de las antiguas sepulturas.

Dentro de la iconografía merecen destacarse una imagen del Crucificado y otra de San Esteban, ambas del siglo XVI.

Notas: (subir)

  • Diseño: © J. Sevillano