Cosa Pública

Visita del Obispo de Ciudad Rodrigo a Villar de la Yegua en 1750.

Destacar las instrucciones para que no se varíen los apellidos y tampoco el orden de los mismos (primero el del padre y después el de la madre).

En la villa de Villar de la Yegua, en once días de junio del año de mil setecientos y cincuenta, el Altísimo señor don Pedro Gómez de la Torre, mi señor, por la gracia de Dios, y de la Santa Sede Apostólica, obispo de la ciudad y obispado de Ciudad Rodrigo, del Consejo de su Majestad, por ante mi, su Secretario de Cámara, visitó este libro de Bautizados de la Iglesia Parroquial de dicha villa, y sus anejos, y vistas y reconocidas sus partidas, las aprobó en cuanto ha lugar de derecho y mandó que el Beneficiado Rector continúe en adelante con la claridad y método, que está puesta la antecedente Partida, expresando, como expresa la naturaleza de los Padres y Abuelos Paternos y Maternos del Bautizado; teniendo cuidado no se varíen, ni muden los apellidos, acabándolos, verbigracia, en terminación femenina, pues estos, como distintivos de la familia, deben siempre ser unos mismos, aunque el Bautizado sea hembra. Que por este su auto en visita así lo

  • Diseño: © J. Sevillano