Villar de Argañán

Villar de Argañán: Dolmen de Hurtada

Villar de Argañán: Dolmen de Hurtada tamaño del dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) Villar de Argañán: Dolmen de Hurtada el padre Morán en el dolmen de Hurtada el padre Morán en el dolmen de Hurtada forma del dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) Objetos del dolmen de Huratada (Villar de Argañán) Raspador del dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) Fusayolo del dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) grafito del dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) Situación Dolmen V Argañán

Índice

Dolmen de Hurtada en Villar de Argañán: (subir)

Al dolmen de Hurtada (Villar de Argañán) y a la zona en que se halla, la gente del lugar lo conoce como "los Castillos". Actualmente solo se conserva uno, pero Gómez Moreno conoció un segundo dolmen en 1902 y el Padre Morán dice que antes había tres o cuatro dólmenes muy próximos unos a otros.

Está situado en la dehesa de Hurtada, en el termino de Villar de Argañán (Salamanca) y a unos 500 metros de las casas de dicha dehesa. Está en propiedad privada y para visitarlo debería pedirse permiso a los propietarios y no causar daños al hacerlo.

Según Pepe Luís, hace años y en distintos momentos, "gente de Madrid" ha excavado en el dolmen.

Según el Padre Morán tiene unos 5000 años de antiguedad. Es contemporáneo de las grandes pirámides.

Gómez Moreno, al extraer una de las lanchas que formaban la cámara, halló cinco hachas pulimentadas, con tamaños comprendidos entre 14 y 27 cms., dos cuchillos de sílex y un colgante glandiforme de piedra verde, posiblemente variscita, con perforación y decoración de líneas incisas en zig-zag. La recogida del material para realizar el catalogo que le encargó el Ministerio en ...... tuvo lugar para los dólmenes de Salamanca en noviembre y diciembre de 1901 y durante el verano y el otoño de 1902. La redacción del texto la llevó a cabo a lo largo de 1903, sin embargo no se publicó hasta 1967 (“retenido desde entonces por la incuria burocrática”).

Existió un segundo dolmen (los Castillos II), del que actualmente no quedan restos. Según Gómez Moreno, que llegó a verlo a principios de siglo, se encontraba a unos cincuenta metros al N. del anterior.

El Padre C. Morán Bardón halló un par de hachas pulimentadas y un microlito trapezoidal en torno a 1930. Se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Algunos autores sitúan el dolmen de Hurtada en Gallegos de Argañán y otros en Sexmiro. La realidad es que la dehesa de Hurtada siempre ha pertenecido al Ayuntamiento de Villar de Argañán (antiguamente Villar de Puerco).

Ficha del Dolmen
Código 373556001
Tipo Cámara Poligonal con Corredor
Dimensiones Cámara de 4 m de diámetro
Municipio Villar de Argañán
Provincia Salamanca

Características de los dólmenes y su gente: (subir)

A finales del neolítico las comunidades occidentales y nórdicas europeas adoptaron la costumbre de enterrar a sus muertos de manera colectiva, en unas construcciones de piedra, con bloques de gran tamaño, llamadas dólmenes o sepulcros megalíticos.

Los dólmenes pertenecen a dos tipos. La construcción más sencilla es la formada por lajas de piedra —ortostatos— hincadas en el suelo, dibujando una cámara circular o poligonal. En la cámara es donde tenía lugar el enterramiento. El segundo tipo es el sepulcro de corredor. El corredor se cubría con lanchas en posición horizontal, a modo de dintel.

Aunque parece claro el tipo de cubierta en el corredor, no lo está tanto en la cámara. Se ha pensado que ésta se cubriría también con lajas de piedra formando una estructura adintelada o que, incluso, se cubriría por un sistema de falsa cúpula por aproximación de hiladas de piedra. La primera hipótesis no es del todo rechazable, para el caso de Hurtada. Sin embargo, la hipótesis no es del todo sólida para cámaras, de más de 5 metros de diámetro. En este caso, cabe mejor pensar, en una cubierta perecedera, compuesta por troncos y ramas, reforzados con barro y algunas piedras de pizarra.
Cámara y corredor se cubrirían finalmente con un amontonamiento de piedra y tierra: el túmulo. En la mayor parte de los dólmenes del territorio, el túmulo ha desaparecido o está bastante deteriorado y rebajado.

Este tipo de sepulcros en general se construían en tierras llanas de pastos y aptas para la agricultura y dentro de estas en lugares donde su monumentalidad llamase la atención al ser vistos desde lejos, destacando sobre el paisaje circundante (el de Hurtada también). El túmulo se recortaría sobre el paisaje, resaltando la importancia del monumento y, por tanto, las creencias religiosas en torno a los ritos funerarios de los constructores de megalitos.

Es frecuente la concentración de dólmenes formando pequeñas necrópolis (este sería el caso de los de Hurtada).

Todo indica que los cadáveres se enterraban en el interior de la cámara y esto durante largos periodos de tiempo. Junto a los cadáveres se depositaban ofrendas variadas (hachas, puntas de flecha, cuchillos de silex, brazaletes, colgantes, collares, platos, cuencos, etc.). El saqueo, desde muy antiguo, excavaciones arqueológicas a primeros del siglo XX con medios escasos y realizadas de de forma poco ortodoxa y la acidez de la tierra (origina la destrucción rápida de restos orgánicos) son las causas de que los ajuares encontrados y otros restos sean escasos.

La dedicación de estas gentes sería la ganadería y la agricultura y en mucho menor grado la caza. Habría ya una actividad comercial embrionaria.


Textos originales donde se habla de este dolmen:

Investigadores: (subir)


¿Que es un dolmen? (subir)

Según el diccionario un dolmen es una construcción megalítica consistente en losas (ortostatos) hincadas en la tierra en posición vertical, y una losa de cubierta apoyada sobre ellas en posición horizontal; todo ello cubierto con tierra, formando un túmulo. Se dan en la Europa Occidental, sobre todo en la franja atlántica, durante el Neolítico y el Calcolítico. Su función atribuida suele ser la de sepulcro colectivo.
Cuando al dolmen se le añade un pasillo que lo conecta con el exterior estamos hablando de sepulcro de corredor, cuya cámara puede estar contruída con ortostatos (grandes losas), mediante una falsa cúpula hecha con lajas de piedra. Los dólmenes de Salamanca (un total de 53, según el P. Morán) son de corredor.


Mi agradecimiento al personal de la Biblioteca de la Casa de las Conchas y del Museo de Salamanca (y en particular a su director) por facilitarme la consulta de sus libros.

 

 

(subir)

  • Diseño: © J. Sevillano